jueves, 2 de octubre de 2008

Sólo se olvida lo que no se recuerda (J. Sabina)

"Y la más efectiva subyugación y destrucción del hombre por el hombre
se desarrolla en la cumbre de la civilización, cuando los logros materiales
e intelectuales de la humanidad parecen permitir la creación de un mundo
verdaderamente libre.
Estos aspectos negativos de la cultura actual pueden señalar muy bien
la decadencia de las instituciones establecidas y la creación de nuevas
formas de civilización: la represión es quizá más vigorosamente más
mantenida cuando llega a ser más innecesaria."
Herbert Marcuse, Eros y Civilización (1965)


Plata sobre gelatina
Valeria Castel

Rumor de hormigas en la Plaza de las Tres Culturas.
El calendario marcaba la génesis de un inocente día par en octubre.

"De las lunas, la de octubre es la más bella",
azoro de tres bengalas fugaces que se esfumaron,
presagiando
el deceso de la sensatez.

Gris y carmesí, contra el sucio suelo patrio
que ahora era exclusivista,
una mano tendida sobre la mierda,
enormes (¡oficiales!) ventanas dentales silbando palabras entre aplausos solemnes,
colocando un candado sobre bocas y ojos,
garantizando un mutismo invisible.

Me duelen los pies.
No siento mis brazos.
El suelo es carbón caliente.
Mi madre va a preocuparse.
Mis hermanos.
¿Dónde está Pepe?
Pisé la mano de un cadáver frío.
Huelo a muerto.

Ignorancia con pistola y tolete,
terror justificado,
cortes en la piel.

No corran, compañeros. Es sólo una provocación.

La boca teñida de sangre, salino sabor en espasmos repentinos.
Soy reportero, señor.
Estudiante. Criminal. Instancias casadas.
No queremos Olimpiadas, queremos Revolución.

Las minifaldas en el ojo público.
Hermanémonos con el mundo entero, ingresemos al infame salón del desarrollo primermundista.
Raphael cantará en el Zócalo.
"Dos, tres, muchos topilejos."

No hay estudiantes, lo juro oficial.
Sólo estamos mi esposa y yo.
Mi hijo, hijito... Armando, ¿dónde estás?
Llamados en puertas de madera podrida, respuestas ausentes.
Pinches escuincles pendejos, vean lo que ocasionan.


Ni un solo papel en la plaza.
Mírala. Prístina. Cínica.
Hoy es 3 de octubre.

Y todo terminó
con las lágrimas de Fanny Cano tras una consoladora pantalla.
Leche caliente, cuerpos hediondos en locaciones desconocidas,
y una "locura de juventud" había sido sepultada.

Impunidad: denominación de origen.

No hay comentarios: